Los productos ecológicos, una tendencia saludable al alza en España

Los productos ecológicos, una tendencia saludable al alza en España

Es una realidad que la alimentación ecológica experimenta un boom en España y es una tendencia imparable a la luz de los últimos datos correspondientes al año 2017, que aún no ha terminado.

Durante estos últimos diez meses, se ha incrementado un 40% la demanda de productos ecológicos respecto a años anteriores. Además, nos situamos a la cabeza de los países europeos con mayor superficie de agricultura ecológica: 1,9 millones de hectáreas, por delante de Italia y Francia, según datos elaborados por IFOAM EU Group.

 

¿Por qué elegir ecológico?

En ocasiones, tendemos a pensar que la elección de una producción y alimentación ecológicas se deben únicamente a una moda pasajera sin detenernos a pensar que, realmente, es positivo para nuestra salud.

Pero más allá de una tendencia, los consumidores valoran cada vez más positivamente saber de dónde procede el producto que van a consumir y el proceso de elaboración que ha seguido hasta llegar al mercado o al plato de su mesa.

El hecho de que, por ejemplo, no contengan aditivos sintéticos ni pesticidas o que no hayan sido genéticamente modificados  es una clara razón de peso para optar por lo ecológico.

Evidentemente es más saludable, pero el aspecto, el color, el sabor y el aroma del producto es también distinto. Es natural. A ojos de un consumidor cualquiera las diferencias saltan a la vista y cuando es el paladar el que toma la decisión final es complicado resistirse a un producto que conserva todas sus propiedades y que, además, es saludable.

Pero, existe otra razón de peso por la que la tendencia ecológica se mantiene en alza en España y a nivel global. Son motivos puramente ideológicos gracias a una conciencia colectiva respetuosa con el entorno y con el medio ambiente.

Los síntomas de agotamiento de diferentes ecosistemas y la vulnerabilidad del entorno empiezan a ser evidentes. Y una forma directa y sencilla de cuidar la naturaleza y de respetar la diversidad animal es la producción ecológica que, también es más fiable porque conlleva asociado un nuevo modelo de relación productor-consumidor más directa, sencilla y de confianza. Este aspecto nos permite saber cómo ha sido elaborado el producto y qué es lo que vamos a comer de primerísima mano.

Asimismo, tendemos a juzgar de mayor calidad el producto ecológico, precisamente, porque no ha pasado por otras manos que la del agricultor, ganadero o productor. Y esta experiencia avala el alimento que vamos a consumir.

Esto no quiere decir que el producto manufacturado pierda calidad. Sin embargo, está sometido a diversos factores que escapan al control y que no nos aseguran que el producto adquirido no haya sido manipulado en exceso.

 

Boom ecológico y sostenible

Por esta razón, han surgido  y siguen apareciendo iniciativas de producción ecológica que vinculan y hacen partícipes a los consumidores. Hablamos de la posibilidad de crear tu propio huerto, por ejemplo, como el proyecto de la Huerta de Montecarmelo o eventos donde la alimentación ecológica es la protagonista, como Big Picnic.

Aquellos son solo dos ejemplos entre una amalgama de iniciativas de venta de productos frescos y saludables en el marco del comercio de proximidad, de productor a consumidor, como La Colmena que dice Sí o Farmidable.

En cualquiera de ellos, el comprador tiene la certeza y la garantía de estar adquiriendo calidad en una amplia lista de productos de su cesta de la compra, como es el caso de las cremositas. Lo mismo ocurre en el Mercado de la Cámara Agraria donde los consumidores se aseguran la adquisición de productos 100% naturales, con denominación de origen y de la mano del productor.

 

Croquetas 100% ecológicas

En la línea de la tendencia de la alimentación saludable, las cremositas también disponene de una oferta gastronómica totalmente ecológica en su carta de productos: son nuestras deliciosas croquetas de pisto natural y las que elaboramos con queso mozzarella y espinacas.

En consonancia con la filosofía de la producción ecológica, el proceso de elaboración es artesanal a base de productos naturales procedentes de la agricultura y ganadería ecológicas. Conforme a los estándares del Reglamento Europeo de la Agricultura Ecológica, se procede también a la elaboración de la crema bechamel y al posterior moldeado y rebozado final de la croqueta.

Es un claro ejemplo de una alimentación saludable en el marco de la producción ecológica, que os invitamos a degustar y disfrutar.

Las ciudades se suman a la tendencia del producto de kilómetro cero

Las ciudades se suman a la tendencia del producto de kilómetro cero

Aunque es más fuerte en países vecinos, como Italia o Francia, la realidad es que en España el producto de kilómetro cero está cada vez más presente en nuestras vidas y nos ayuda a mejorar nuestra calidad de vida y también nuestra forma de consumir y alimentarnos en un mundo que vive acelerado.

La Comisión Europea destacaba ya en un informe de 2013 que los consumidores europeos reclamamos cada vez más “alimentos de calidad, frescos y locales”. Y es que el producto de kilómetro cero, cargado de ventajas y buenos argumentos, ha rescatado, por fortuna, al comercio cercano y la relación de confianza entre el productor y el consumidor, una relación que nunca debió de haberse roto empujada por la globalización.

Madrid con el producto de kilómetro cero

Sin ir más lejos, los madrileños se han puesto a la cabeza de esta tendencia y han rescatado la vieja y sana costumbre de mimar al pequeño comercio y saber, conocer y confiar de nuevo en aquello que compran y consumen.

Proyectos como La Colmena que dice sí o Farmidable son solo dos de los ejemplos de consumo cercano en los que el consumidor conoce los métodos de elaboración de los alimentos que va a adquirir, así como también el origen de los mismos. Hablamos, por tanto, de un producto de confianza y calidad 100%.

Además, yendo más allá, podemos hacer de nuestra conciencia de alimentación saludable un verdadero hobby el cual llevemos a la práctica con iniciativas solidarias y ecológicas como la que nos proponer La huerta de Montecarmelo. Aquí, el vecino de Madrid olvida los avatares de la gran ciudad con la opción de cultivar su propia huerta contribuyendo a una causa solidaria y a ahorrar dinero en la cesta de compra.

Y es que empezamos a notar que no llenamos nuestra cesta de cualquier manera, a lo loco empujados por las prisas y la falta de tiempo. Volvemos a interesarnos por un producto cercano, de confianza y de calidad, que llegue a nuestras manos directamente del productor. De ahí, el notable éxito de afluencia a las últimas ediciones del Mercado de la Cámara Agraria celebradas en Madrid.

Vecinos llegados de diferentes partes de la región degustan productos de denominación de origen, charlan con los productores y llenan el carro de la compra con alimentos ecológicos y frescos, que no han pasado por otras manos que no sea las del vendedor y el consumidor final. Se restablece el nexo de la proximidad y la confianza.

En este contexto, se celebra también el Mercado de Productores, habitualmente en el entorno de El Matadero de Madrid donde, entre todas las propuestas artesanales, se encuentran las cremositas para degustar junto a una amplia oferta de productos autóctonos.

 

Un consumo cargado de ventajas

La vuelta a la cadena corta de consumo está cargada de ventajas y buenos argumentos para seguir confiando en ella y expandiéndola entre aquellos que aún no la conocen.

Ecológicas: con el apoyo a la producción local, evitamos la huella ecológica o de contaminación que supone el traslado de alimentos de largas distancias hasta nuestros supermercados o centros de compra. El transporte internacional supone un impacto ambiental indudable que, de esta forma, estamos reduciendo o evitando. Asimismo, los productos de kilómetro cero se posicionan claramente a favor de la biodiversidad doméstica, lo cual también es un sello de garantía y confianza para el productor final.

Sociales: el tú a tú en la compra local implica establecer un lazo de confianza entre consumidor y productor, que fideliza. Cuando conocemos de dónde viene un producto, cómo ha sido elaborado y verificamos que es 100% natural volvemos a consumirlo. Estamos creando un nuevo modelo de consumo social, justo, solidario y fiable.

Saludables: no cabe duda alguna que los productos locales, que no necesitan ser sometidos a ningún proceso para mantenerlos en condiciones, gozan de unas propiedades de las que carecen los que habitualmente consumimos. El olor, el color y la frescura del producto local saltan a la vista. Frutas, verduras, hortalizas, lácteos son un claro ejemplo de ello.

Económicas: al final toda la cadena resulta beneficiada, porque el pequeño productor local consigue mantener un mínimo de producción proveyendo a una comunidad de compradores que, seguramente, no dejará de crecer. Por su parte, estos consumidores responsables cuentan con la opción de participar activamente en la cadena con algunos proyectos colaborativos donde forman parte de la producción, por ejemplo, con la participación de huertos urbanos.

Tan importante y tan concienciada está la Unión Europea con este nuevo modelo de consumo que a día de hoy tenemos a nuestra disposición etiquetas y certificados que nos informan del origen del producto. Por ejemplo, si son de kilómetro cero cuentan con su propio etiquetado, que nos garantiza que cumple todas las condiciones y contiene los atributos señalados.

¿Te apuntas al movimiento slow food?

Las Cremositas participan en la feria de alimentación saludable de Big Picnic

Las Cremositas participan en la feria de alimentación saludable de Big Picnic

El Real Jardín Botánico-CSIC ha invitado a Las Cremositas a participar este fin de semana en la”Expo Big Picnic”, una feria gastronómica dedicada a la seguridad alimentaria donde conocer y degustar productos saludables de primera calidad.

¿Pueden ser unas croquetas un producto saludable y formar parte de una alimentación responsable?  Así ha quedado de manifiesto en la reciente feria  de alimentación sostenible y saludable celebrada en el Real Jardín Botánico de Madrid en el que Las Cremositas han participado como ejemplo de producto sostenible y saludable con un estand informativo propio. Ha sido en el marco de la Expo Big Picnic, una “exposición” gastronómica para los cinco sentidos parte del proyecto europeo Big Picnic financiado por el Programa Horizonte 2020.

El paseo de Carlos III del Real Jardín Botánico se convirtió el fin de semana del 3 y 4 de junio en un mercado de productores y espacio de concienciación de iniciativas de alimentación responsable. Nosotros explicamos cómo un producto frito también puede ser saludable, cómo a partir de ingredientes de proximidad y un proceso de elaboración artesanal se obtiene un producto elaborado con altos estándares de calidad y perfectamente integrable en una dieta saludable. Además ofrecimos la oportunidad de degustar in situ nuestras cremositas y aportamos recomendaciones para una fritura saludable.

Organismos científicos, gastronómicos, sociales y culturales de dieciséis países se unen para compartir ideas y buenas prácticas sobre seguridad alimentaria

¿Qué sabemos realmente de los alimentos que comemos? ¿cómo afecta el cambio climático y la contaminación a la alimentación? ¿cómo es posible que produciéndose el doble de la comida necesaria para alimentar a la población mundial, casi 800 millones de personas pasen hambre? A estas y otras preguntas intenta dar respuesta Big Picnic, un proyecto de tres años de duración (2016-18), en el que participan una veintena de organismos científicos, sociales y culturales de 15 países europeos y uno africano para compartir ideas acerca de la seguridad alimentaria, uno de los retos más urgentes a los que se enfrenta nuestro planeta.

Específicamente en el  marco de Big Picnic España, el Real Jardín Botánico acogió en sus primeras jornadas de concienciación: talleres de botánica, gastronomía y consumo, mesas redondas sobre producción y distribución de alimentos, así como otras actividades divulgativas como la exposición gastronómica -en la que participaron Las Cremositas junto a otros treinta estands de entidades vinculadas a la alimentación responsable- que permitió a los consumidores entender de un modo eminentemente práctico qué es la alimentación saludable y sostenible.

Farmidable y La Colmena que dice sí, dos proyectos de los que Las Cremositas son parte, también han participado en las primeras jornadas por una alimentación sostenible y saludable de Big Picnic España, con estands informativos y presencia en la mesa redonda sobre Nuevos Modelos de Consumo y canales de distribución de alimentos.

Coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambiente y la primera edición del proyecto europeo de seguridad alimentaria organizado por el Real Jardín Botánico, el Ayuntamiento de Madrid organizó el 4 de junio la jornada “Madrid Alimenta. Alimenta Madrid. Estrategia de Alimentación Sostenible para la ciudad de Madrid” en cuyo programa incluyó las actividades de Big Picnic España.

¡Estad muy atentos a las novedades de Big Picnic! Esta iniciativa podría ser una eficaz herramienta socioeducativa para erradicar el consumo irresponsable, reducir la huella ecológica de la producción alimentaria y extender la alimentación sostenible y saludable.

 

Más información:

 

Las Cremositas se unen al modelo colaborativo de Farmidable

Las Cremositas se unen al modelo colaborativo de Farmidable

Formar parte de ‘Farmidable’ es una declaración de intenciones: es entender el comercio y el consumo de una forma justa, responsable y cercana. Es aproximar la excelencia de Las Cremositas directamente al consumidor que valora el producto saludable y la producción sostenible. ¡Os contamos en qué consiste!

Mucho más que un producto 100% artesanal

Las Cremositas no podían faltan en Farmidable. No solo porque son croquetas 100% naturales y artesanales sino porque también porque se trata de un producto de kilómetro cero, responsable y próximo al consumidor.

Desde hoy formamos parte de esta comunidad única, Farmidable, abierta a todas aquellas personas interesadas en el consumo de productos locales y de calidad. Hablamos de productos de calidad porque son totalmente naturales, de la máxima confianza para un tipo de consumidor en auge: aquel que busca una alimentación equilibrada y una nutrición saludable a la vez que favorece la economía local y un modelo de consumo ético y sostenible.

Pero… en qué consiste Farmidable

Ahora bien, pertenecer a Farmidable es mucho más que ofreceros un producto mimado en su elaboración y cuidado al detalle hasta su entrega final. Las Cremositas se unen a un concepto que cada vez está más en boga entre nuestros vecinos, familias y amigos.

Seguramente habéis escuchado hablar en algunas ocasiones del comercio justo. Pues bien, este es otro de los grandes pilares de un proyecto, Farmidable que ha sido concebido así en un contexto tecnológico y de inmediatez para devolver al consumo tradicional a las comunidades que así lo desean, está pensado por y para productores y consumidores éticamente exigentes.

Podemos hablar de un tú a tú, de una producción responsable y de un consumo de kilómetro cero. El hecho de pertenecer a esta comunidad te da la confianza de saber que es un producto elaborado con ingredientes de máxima calidad, totalmente artesanal y con todas las garantías de consumo.

Colegios, empresas y otras comunidades han empezado a sumarse a esta forma de consumo que contrasta con un mundo tecnológico y cada vez más globalizado. Y es que, paradójicamente, la tecnología ha puesto sobre la mesa (¡a solo un clic!) la posibilidad de conseguir siempre productos únicos, responsables y locales.

El sello de Farmidable es, sin duda, el de un consumo sostenible de producto local, responsable y de confianza. Por eso, Las Cremositas ya son ¡¡FARMIDABLES!!

¡Nos encontraréis en la comunidad de La Corrala de Conde Duque!

 

*Estas fotografías corresponden a la cata inauguración de La corrala de Conde Duque y fueron tomadas por Rosio Moyano.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies