¡Qué viva la tapa!

¡Qué viva la tapa!

Un atractivo turístico más

La tapa forma parte de la cultura española y es una de las actividades más demandadas por los turistas. Algunos, incluso, pagan por recorridos turísticos con paradas en los templos de la tapa de las principales ciudades españolas.

Todas son un verdadero placer y qué más da que uno no nos guste si podemos elegir entre un millón. La tapa es una costumbre que lejos de perderse se ha reinventado fusionando la tradición con nuevas tendencias gastronómicas.

La cocina fusión y la de autor han engalanada la tapa y le han dado lustre. Da gusto entrar en un bar, un gastrobar o un restaurante y descubrir en la barra un auténtico paraíso de tapas.

 

Un país de tapeo

Si tuviéramos que elegir una ciudad de tapeo por excelencia no podríamos hacerlo. Sería injusto coronar una y dejar fuera el resto. Y es que, cada una tiene lo suyo y es lo mejor de cada ciudad, que la tapa refleja una forma de ocio y también rasgos del carácter gastronómico de su gente.

Sobran las palabras para hablar de los pintxos vascos, sobre todo, los que pueden degustarse en Bilbao y San Sebastián. Tómate un chato y elige el pintxo con el que vas a deleitar a tu paladar. A veces, es necesario preguntar para descubrir de antemano los ingredientes que luego nos sorprenden aún más.

Madrid también es un buen ejemplo de tapeo. Es una tradición que no falta en casi ningún local de la capital. Algunos están especializados y los clientes pueden indagar y tomar nota de las propuestas gastronómicas de la tapa. En otras ocasiones, la tapa se ofrece como ‘gentileza’ de la casa al consumir una caña, un refresco o un vino.

Son tapas más sencillas, pero igualmente apreciadas. Son las clásicas, las de siempre, pero gracias a ellas nuestra bebida entra y sabe mejor. Probablemente, repitamos en el local o convirtamos ese encuentro rápido en una tarde de tapeo. ¡Así somos!

En la costa gana por goleada el pescadito fresco y los productos típicos de cada región. Aunque en algunas capitales, y no de costa, la tapa exige una parada obligatoria, por ejemplo, el granadino barrio de La Chana. Uno va a de cañas y sale comido, cenado y desayunado. Es probable que en algunos casos no hablemos de propuestas creativas, pero sí bien elaboradas y saludables que entran perfectas con una bebida fresquita.

 

Tendencia en auge

Con el objetivo de conservar la tradición y hacerla evolucionar, los festivales, ferias y concursos de tapas han proliferado en diferentes ciudades junto a la celebración de mercados gastronómicos.

Todos estos escenarios son el trampolín no solo para mantener el arraigo de la tapa sino para incluir fusiones y propuestas jóvenes y arriesgadas que han conquistado los paladares de quienes lo visitan.

Ni que decir tiene que las croquetas siempre son protagonistas y no faltan en la lista de pedido de tapas.  Podemos arriesgar más o menos con nuevas apuestas, pero este clásico nunca falta sobre la mesa.

Con las cremositas podemos ver cómo ha evolucionado esta tapa desde los sabores clásicos, de jamón o de pollo hasta propuestas innovadoras, creativas y a la altura de una gran cocina de autor. Hablamos de croquetas de cecina y parmesano o de pisto manchego, aunque también podemos irnos a sabores orientales como el pato a la naranja con salsa hoisin. Las apuestas son variadas y aceptadas por el público.

Y es que los clásicos nunca mueren y demuestran que el vigor de la tapa no decae. ¡Larga vida al tapeo!

Las cremositas se estrenan en el tradicional mercado de Huertas

Las cremositas se estrenan en el tradicional mercado de Huertas

Estrenamos el año con novedades frescas que os van a dejar muy buen sabor de boca. El próximo 20 de enero, las cremositas se estrenan en el castizo mercado de Huertas.

La primera cita tendrá a las 09:30 en este tradicional emplazamiento de la calle Costanilla de los Desamparados.

A quienes ya nos conocéis nos os sorprenderá que os recordemos que podéis encontrarnos junto a diferentes propuestas gastronómicas con un común denominador: todas son artesanales, naturales y de proximidad.

Las cremositas siguen apostando fuerte por el comercio de kilómetro en la ciudad de Madrid. Hasta ahora, hemos celebrado junto a vosotros las últimas ediciones del Mercado de Productores (y lo seguiremos haciendo) y desde este 20 de enero os invitamos a reservar un hueco en vuestra agenda para visitar, degustar y adquirir nuestras diferentes propuestas croquetiles que os presentaremos en el mercado de Huertas.

Cuatro razones por las que celebrar el Día de la croqueta

Cuatro razones por las que celebrar el Día de la croqueta

¡Feliz día croqueteros!

Ya no hablamos solamente de los placeres de resistirse a las clásicas croquetas de jamón o de pollo sino a las caseras, elaboradas en casa, por ejemplo, con los restos de un buen cocido o incluso de un pollo o un pavo asados en el horno.

La croqueta es muy agradecida y hoy más que nunca podemos celebrar que está de modo, que gracias a las tendencias gastronómicas de autor, jóvenes cocineros emprendedores nos deleitan con sabores que nos hacen la boca agua y derriten nuestro paladar.

Tampoco tenemos que ir muy lejos para encontrar un claro ejemplo de lo que hablamos: la sabrosa lista croquetil de las cremositas ha engordado a velocidad de crucero en el último año con sorprendentes y arriesgadas (también aplaudidas) apuestas gastronómicas.

Siglos de tradición

Pocos alimentos cuentan con el beneplácito de paladares de distintas partes del mundo ni con el consenso gastronómico general como la croqueta. ¿Y es que acaso sabemos de algún otro alimento capaz de cumplir más de 300 años de vida con la vista puesta en, al menos, otro siglo más?

La croqueta, nacida al amparo del reinado de Luis XIV, Rey Sol, es toda una institución, por ejemplo, en el mundo del tapeo y en la cultura streetfood.

Los expertos dietistas recomiendan incorporarla en nuestras dietas habituales, no solo en fines de semana o festivos. Tan solo nos indican que siempre intentemos casarla con un plato más ligero, por ejemplo, una ensalada, una sopa fría o alguna combinación de hortalizas o legumbres.

Y es que, señalan expertos gastronómicos, que la croqueta (y, en general, la fritura) no solo no es mala sino que bien elaborada conserva todos los nutrientes y propiedades de cualquier alimento cocinado, por ejemplo, a la plancha o al vapor.

Beneficios de las croquetas

Dicho lo cual, los beneficios de la croqueta pasan por:

  • Su alto contenido en leche es una rica fuente de calcio a cualquier edad.
  • También aportan los hidratos de carbono necesarios en una dieta habitual.
  • Asimismo, contienen un alto porcentaje de sodio lo cual ayuda a controlar la tensión arterial.
  • En función de otros ingredientes aportarás otros pluses a tu plato. Imagina un complemento de pollo o de espinacas o de marisco. Cada complemento enriquecerá la base de tu croqueta.

Además, las croquetas están a la orden del día en una cultura como la nuestra, tan de tapeo, de contacto, de calle, de conversación. Es con alta probabilidad un entrante con el que dar el pistoletazo de salida a nuestro tiempo de ocio, de fin de semana o unas simples cervezas con familia o amigos.

Su versatilidad permite combinarla con productos que la enriquecen y suman propiedades nutricionales. Si, además, estos productos son de kilómetro cero, su procedencia natural, autóctona y 100% artesanal lo tenemos todo para desear a la croqueta un feliz cumpleaños y una larga vida.

¡Felicidades!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies