Los productos ecológicos, una tendencia saludable al alza en España

Los productos ecológicos, una tendencia saludable al alza en España

Es una realidad que la alimentación ecológica experimenta un boom en España y es una tendencia imparable a la luz de los últimos datos correspondientes al año 2017, que aún no ha terminado.

Durante estos últimos diez meses, se ha incrementado un 40% la demanda de productos ecológicos respecto a años anteriores. Además, nos situamos a la cabeza de los países europeos con mayor superficie de agricultura ecológica: 1,9 millones de hectáreas, por delante de Italia y Francia, según datos elaborados por IFOAM EU Group.

 

¿Por qué elegir ecológico?

En ocasiones, tendemos a pensar que la elección de una producción y alimentación ecológicas se deben únicamente a una moda pasajera sin detenernos a pensar que, realmente, es positivo para nuestra salud.

Pero más allá de una tendencia, los consumidores valoran cada vez más positivamente saber de dónde procede el producto que van a consumir y el proceso de elaboración que ha seguido hasta llegar al mercado o al plato de su mesa.

El hecho de que, por ejemplo, no contengan aditivos sintéticos ni pesticidas o que no hayan sido genéticamente modificados  es una clara razón de peso para optar por lo ecológico.

Evidentemente es más saludable, pero el aspecto, el color, el sabor y el aroma del producto es también distinto. Es natural. A ojos de un consumidor cualquiera las diferencias saltan a la vista y cuando es el paladar el que toma la decisión final es complicado resistirse a un producto que conserva todas sus propiedades y que, además, es saludable.

Pero, existe otra razón de peso por la que la tendencia ecológica se mantiene en alza en España y a nivel global. Son motivos puramente ideológicos gracias a una conciencia colectiva respetuosa con el entorno y con el medio ambiente.

Los síntomas de agotamiento de diferentes ecosistemas y la vulnerabilidad del entorno empiezan a ser evidentes. Y una forma directa y sencilla de cuidar la naturaleza y de respetar la diversidad animal es la producción ecológica que, también es más fiable porque conlleva asociado un nuevo modelo de relación productor-consumidor más directa, sencilla y de confianza. Este aspecto nos permite saber cómo ha sido elaborado el producto y qué es lo que vamos a comer de primerísima mano.

Asimismo, tendemos a juzgar de mayor calidad el producto ecológico, precisamente, porque no ha pasado por otras manos que la del agricultor, ganadero o productor. Y esta experiencia avala el alimento que vamos a consumir.

Esto no quiere decir que el producto manufacturado pierda calidad. Sin embargo, está sometido a diversos factores que escapan al control y que no nos aseguran que el producto adquirido no haya sido manipulado en exceso.

 

Boom ecológico y sostenible

Por esta razón, han surgido  y siguen apareciendo iniciativas de producción ecológica que vinculan y hacen partícipes a los consumidores. Hablamos de la posibilidad de crear tu propio huerto, por ejemplo, como el proyecto de la Huerta de Montecarmelo o eventos donde la alimentación ecológica es la protagonista, como Big Picnic.

Aquellos son solo dos ejemplos entre una amalgama de iniciativas de venta de productos frescos y saludables en el marco del comercio de proximidad, de productor a consumidor, como La Colmena que dice Sí o Farmidable.

En cualquiera de ellos, el comprador tiene la certeza y la garantía de estar adquiriendo calidad en una amplia lista de productos de su cesta de la compra, como es el caso de las cremositas. Lo mismo ocurre en el Mercado de la Cámara Agraria donde los consumidores se aseguran la adquisición de productos 100% naturales, con denominación de origen y de la mano del productor.

 

Croquetas 100% ecológicas

En la línea de la tendencia de la alimentación saludable, las cremositas también disponene de una oferta gastronómica totalmente ecológica en su carta de productos: son nuestras deliciosas croquetas de pisto natural y las que elaboramos con queso mozzarella y espinacas.

En consonancia con la filosofía de la producción ecológica, el proceso de elaboración es artesanal a base de productos naturales procedentes de la agricultura y ganadería ecológicas. Conforme a los estándares del Reglamento Europeo de la Agricultura Ecológica, se procede también a la elaboración de la crema bechamel y al posterior moldeado y rebozado final de la croqueta.

Es un claro ejemplo de una alimentación saludable en el marco de la producción ecológica, que os invitamos a degustar y disfrutar.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies